domingo, 31 de enero de 2010

LA OFELIA ANTES DE OFELIA

Como todos sabemos, el personaje de la señorita Ofelia no arribó a la principal serie de Ibáñez hasta el álbum Los gamberros (1978), donde entró por la puerta grande (por las otras no cabía), al convertirse en el principal aliciente del álbum y al sentar las bases de los que serían gags recurrentes a partir de entonces.

El chiste básico protagonizado por este personaje femenino se basa en el contraste entre sus expectativas románticas hacia un hombre (normalmente Mortadelo, aunque sin descartar a Filemón) y la actitud desdeñosa, chocarrera o grosera del mismo, que desemboca en una inevitable desilusión.

Este esquema pudo haber sido tomado de uno de los referentes indiscutibles de Ibáñez: el maestro Franquin, quien creó a la tímida y soñadora Jeanne para su serie Gastón el Gafe. Jeanne, enamorada platónicamente de Gastón, no puede evitar hacerse ilusiones con respecto a un compromiso que no acaba de llegar nunca. Y no es que Gastón sea grosero con ella, simplemente muestra el mismo despiste crónico ante sus asuntos amorosos que el que lo caracteriza en su vida laboral. Los paralelismos entre esta relación y los gags que después desarrollará Ibáñez los encontramos en algún chiste más que parecido, como, por ejemplo, el de la tira 324 de Gastón el Gafe y las viñetas con que se abre la página 9 de Los gamberros (tal y como expusimos en nuestra entrada Franquin e Ibáñez o el maestro del maestro V- de septiembre de 2009).

Por supuesto, no hace falta decir que, en esta ocasión, Ibáñez hará suyo el esquema franquiniano dotándolo de la contundencia y chispa que caracteriza su propio humor. Por otra parte, tampoco el arquetipo creado por Franquin es original. Jeanne ( y Ofelia) no son sino actualizaciones del clásico personaje cómico femenino caracterizado por su pasión hacia un hombre que no la merece (el ídolo masculino no suele ser un dechado de virtudes) que no gana para chascos ante los desplantes de este. En cine, esta figura fue desarrollada, por ejemplo, por Margaret Dumont, la eterna admiradora de Groucho Marx. Dentro del mundo de la comedia televisiva, tenemos otros ejemplos representativos, como ocurre en la mítica serie mexicana El Chavo del ocho, donde la inigualable Angelines Fernández personifica a Doña Clotilde, la bruja del 71, enamorada de ese gañán adorable que interpretó Don Ramón Valdez.










Volviendo al universo Ibáñez, conviene aclarar que este arquetipo no aparece por primera vez en su obra de la mano de Mortadelo y Filemón. Será en Don Pedrito (que está como nunca), donde Ibáñez utilice por primera vez a una dama poco agraciada cuyas esperanzas de casorio se ven frustradas continuamente ante el despiste de su “enamorado”. Lo más curioso del caso es que este personaje primerizo de Ibáñez, no demasiado conocido recibe, también, el nombre de Ofelia (¿Reminiscencias de la enamorada de Hamlet, también desdeñada por su amor?).

El caso es que encontramos, incluso, algunos chistes similares, como el que aparece en el número 243 de Tio Vivo (1965), que se corresponde con el de la página 17 de Los gamberros. Así, ambas Ofelias son aconsejadas por una estrafalaria amiga para que le hablen a sus amores de las ventajas del trabajo y el pluriempleo. Ambas consideran oportuno el consejo de su compañera y así se lo manifiestan a Mortadelo y a Don Pedrito quienes entienden que es ella la que va a buscar trabajo, proponiéndoles empleos ridículos que acaban en un terrible chasco para las damiselas.




En su libro El universo de Ibáñez, Antonio Guiral nos muestra otra plancha de Don Pedrito cuyo gag principal se encuentra también en la página 9 de Los gamberros: el personaje masculino (Don Pedrito y Filemón, respectivamente), se arrodilla ante su amada, quien se hace la mayor de las ilusiones, para acabar saliendo por los cerros de Úbeda ante la absurda propuesta de su amor.


Suponemos que un mayor conocimiento de esta serie de Ibáñez nos proporcionaría más ejemplos de paralelismos entre Don Pedrito y su Ofelia y la que después llegaría a la sede de la TIA. Sin embargo, de momento no se ha reeditado como debiera, lo cual no deja de ser una lástima, pues estamos hablando de una serie en la que Ibáñez trabajó durante más de tres años. Esperamos que los próximos recopilatorios de Ediciones B tengan en cuenta esta propuesta, en lugar de reeditar una y otra vez las mismas páginas “menos conocidas” de siempre.

18 comentarios:

Don Guri dijo...

3 an~os de Don Pedrito? Uao. Nunca me imagine que hubiera tanto. Si que deberia hacerse algo y reeditar ese material.

Por otra parte, cuando leo las humillaciones y vejaciones a las que Mortadelo y Filemon someten a Ofelia continuamente, resaltando ademas su cualidad de "gorda"... Me pregunto como es que hasta la fecha no ha saltado ningun colectivo feminista o de gente con problemas de obesidad. Los gags con Ofelia son en su mayoria tan politicamente incorrectos, que me pregunto si alguna vez en el futuro terminaran por ser objeto de censura.

Guillem Bayarri dijo...

"donde entró por la puerta grande (por las otras no cabía)"

Amigo Chespiro, después de leer esto he necesitado unos minutos largos para calmar la risa tonta que me ha entrado y poder degustar el resto de la entrada.

Don Guiri, yo creo que Ibáñez, por su condición de clásico viviente, está por encima de cualquier convención políticamente correcta, solo hace falta mirar la larga serie de chsites racistas, escatológicos, clascistas, machsitas, etc, que se han utilizado y se siguen utilizando en sus páginas. Además, si nos pusiéramos en plan "americano" (por eso de pasarnos el día demandando), con MyF sería un no parar: desde los colectivos de campesinos con boina hasta los hinchas del fútbol, pasando por todos los políticos de 1980 hasta nuestros días, la Iglesia católica, los gordos y las gordas, los ricachones, las agencias de espionaje, la familia de Pinochet, los científicos barbudos, los sindicatos de elefantes... ¡Todo el mundo tendría un motivo para sentirse "ofendido" con Mortadelo!

Don Guri dijo...

Cierto, Guillem. Y a mi me parece genial. Creo que la sociedad esta gilipollas con tanto politicismo correcto.
Lo que me extran~a es que nadie haya dicho nada (al menos que yo sepa).
Sobre los ataques a la Iglesia, creo que algunas quejas si ha habido, aunque a nivel personal, y no la propia Iglesia.

Chespiro dijo...

No se crean que no me he planteado alguna vez la posibilidad de que en el futuro los chistes con Ofelia sean condenados por la dictadura de lo políticamente correcto.

Raúl dijo...

La verdad es que algunas veces he pensado "¡pobre Ofelia, cómo se meten con ella!". Pero si lleva más de 40 años soportando a sus compañeros, en el fondo no le caerán tan mal XD Hay algunos gags muy buenos con los que me reí mucho, de juegos de palabras. "¿Se quiere casar conmigo? pues coja la escopeta y organisemos una casería"

Chespiro dijo...

Sin olvidar el del vagabundo que se llamaba "Migo".

El Viejo dijo...

Naturalmente Margaret Dumont... ah, siempre con Grocho,en la cercana lejanía, eso sí que era agresión verbal, si Mortadelo es un santo, un gentleman tratando a las damas comparado con los hermanos marxistas.

Fue comparaciones, que son odiosas, desde luego, El Maestro del Maestro le influyó, pero Ofelia no tiene de tonta un pelo.

Su aparición favorita, para mí, en New York con la Estatua de la Libertad, seguida de cerca por Impeachment

Chespiro dijo...

En La estatua de la libertad se luce en todo su esplendor, sí señor.

Guillem Bayarri dijo...

En ese álbum descubrimos el gran dominio que tiene Ofelia del inglés... por señas.

Chespiro dijo...

Parece Shakespeare, decía Mortadelo.

El Viejo dijo...

Jajajajajaja... El Bardo hecho mujer rubenesca. Qué buenos ratos nos hizo pasar ese cómic. Sí señor, en buena parte, por culpa de Ofelia... y las delirantes escenas en el barrio de color, dos debilidades personales en un mismo cómic. Cordiales saludos

Miguel Roselló dijo...

Siempre he pensado que el motivo de que la Ofelia se llame como se llama es simplemente que era casi el único que encajaba con el chiste del dibujo del gatito que hace Mortadelo en la puerta...

Don Guri dijo...

EL chiste del dibujo del gato es antologico. Siempre me rio nada mas que de pensarlo XD

Marcos Mateu dijo...

El primero que lei en mi vida fue 'Valor y al toro'. Tenia yo 8 años y me acababan de operar de apendicitis. Ahora imaginate lo que me dolia al reir, y no por ello podia dejar de hacerlo! Magnifico blog, estupendos personajes, maravilloso y -unico- artista.

Chespiro dijo...

Estoy de acuerdo, amigo Marcos Mateu. Con respecto al gag del gato, estoy de acuerdo, probablemente fue el que propició que Ofelia se llame así.

Guillem Bayarri dijo...

Disculpad, ¿a qué gag del gato os referís? No consigo ubicarlo.

Don Guri dijo...

En una de las entradillas de la historia "Los Gamberros", Ofelia ve a Mortadelo dibujando en una puerta una "M" y una "O" encerrados en un "corazon", por lo que se figura que la ama, peroooo...

Chespiro dijo...

Gag, posiblemente, basado en la tira 324 de Gastón el Gafe.