domingo, 29 de abril de 2012

EL UVA (ULTRALOCA VELOCIDAD AUTOMOTORA), 2003


Aunque la Alta Velocidad Española data de la década de los noventa, Ibáñez aprovechó la ampliación de la red a principios del nuevo milenio, salpicada de irregularidades y chapuzas, para elaborar esta parodia del AVE, El UVA, cuyas siglas justificó de forma un tanto forzada de la siguiente manera: Ultraloca Velocidad Automotora. 

                En principio, destaca del álbum su extensa introducción, que ocupa casi seis páginas concretas. Ibáñez ironiza al respecto con un recurso no demasiado habitual en su producción: sus personajes se quejan del rato que llevan esperando. Concretamente, Filemón es el que reclama a Ibáñez mientras que Mortadelo, más terrenal, prefiere gozar del asueto, en un divertido juego metaficcional.  En dicha introducción encontramos algunos aspectos reseñables. En ella, Ibáñez aprovecha plenamente las ventajas de no estar bajo la mirada de la censura, de forma que podemos intuir cómo una pareja de cavernícolas hace el amor, amén de observar numerosos miembros masculinos al aire. Lo cierto es que estos están dibujados de forma tan cómica que resulta difícil que nadie se sienta ofendido. Estos recursos, muy criticados por algunos seguidores de Ibáñez, permiten al dibujante conectar con los niños de hoy, para los que no resultan en absoluto extraños, si bien es cierto que restan elegancia al humor del dibujante, haciendo hincapié en la sal gruesa. 

                Algunos de los momentos más memorables de la introducción son la enésima explicación que el autor aporta para explicar la extinción de los dinosaurios, su peculiar versión del invento de la rueda y los vehículos (algo que ya abordó en El cochecito leré [1985]), la simpática viñeta en la que se observa la distribución de clases sociales en el tren, etc. Destaca la habilidad de Ibáñez para dibujar máquinas de distintas épocas, otorgándoles a todas su inconfundible estilo caricaturesco sin renunciar a cierto realismo en las formas. 


                De lleno ya en la TIA, el Súper logra vencer parcialmente su desesperación y explica a los agentes la misión: investigar las obras del UVA, dadas las irregularidades que se están encontrando. Durante seis páginas nuestros hombres tendrán que visitar la estación de Benicochínez, todo un ejemplo de cutrez, como prueba su periplo en vagoneta. Así, Mortadelo y Filemón observarán los vagones, las pobres instalaciones, el recorrido mal diseñado, el imposible sistema de frenado, etc. Precisamente en esto consiste uno de los principales fallos del álbum: Mortadelo y Filemón son meros observadores de la incompetencia de otros.  A estas alturas, Ibáñez es un autor lo suficientemente experimentado como para conocer la mecánica del gag, que funciona mucho mejor cuando el personaje lo prepara y recibe finalmente las consecuencias de su estupidez. Aquí, Mortadelo y Filemón son meros testigos de los disparates de los responsables del UVA. De este tramo, destaca gráficamente la viñeta llena de dinosaurios que retrata una de las fosas con las que se han encontrado durante el proyecto (pág. 11). Tras algún curioso gag absurdo, como el del extraño método que tiene Mortadelo para sentir fresquito, aparece el Súper quien, con un comentario desafortunado, acaba siendo víctima de la venganza de sus agentes.

                Las siguientes 11 páginas trascurrirán investigando en la estación de Valdecaquita, donde ha habido varias irregularidades. Destaca , por laboriosa, la viñeta cinco de la página 17, además  del simpático gag de “La Servanda”. Por lo demás, una serie de gags relacionados con la torreta de señales y , cómo no, el que tiene que ver con el pie de Filemón, que se vuelve a pillar entre las vías. Este gag ya ha sido usado en otras ocasiones, como podrán ver aquí. Destaca, por su carga irónica, el chiste del falso túnel (pintado para que los políticos pudieran salir en la televisión inaugurándolo), con el que Ibáñez vuelve a poner de manifiesto las carencias de unos políticos más preocupados por “salir en la foto” que por conseguir logros para una nación. 


                Las planchas siguientes nos ofrecen buenos ejemplos de la capacidad de Ibáñez como dibujante. En el curioso gag en que un labriego levanta las vías del tren para que pase un anciano por debajo destaca la plasticidad que el autor imprime a su dibujo, como se ve en las dos últimas viñetas de la página 24. Observen cómo el pueblerino alza las vías en la primera y cómo las deja caer en la segunda. La elasticidad, la naturalidad que Ibáñez confiere al dibujo potencian el efecto cómico del gag  que, de otra manera, perdería contundencia.

                Hay que tener en cuenta la ingenuidad de la que Filemón hace gala en estas páginas, pues todavía confía en la eficacia de los trabajadores en la línea del UVA, aunque la realidad le dará más de un chasco. Sobresale la última viñeta de la página 25, en la que la vía adopta la forma de una noria o montaña rusa, ya que fue diseñada por un especialista en parques de atracciones. Reseñable es la mención de Mortadelo a Pepe Gotera, quien, dada la temática de este álbum, es raro que no haya aparecido en la historia, con su compañero Otilio. Cierran este tramo algún chiste ya utilizado, como el de “la vía muerta” (que recuerda a uno de Va la TIA y se pone al día [1989]) y los gags que demuestran que la cutrez del UVA afecta también a su interior.
                Durante la siguiente fase del álbum, nuestros hombres habrán de interceptar el tren que ellos mismos han puesto en marcha y que va sin control. A lo largo de seis páginas, los protagonistas darán muestra de su estupidez supina, con escenas delirantes como aquella en la que se tiran ellos solos por un terraplén. Finalmente, el tren toma un desvío y los reproches del Súper desencadenarán la ira de los agentes.
                A partir de aquí, llega la mejor parte del álbum. En la estación de Pelusa del Sobaquillo se reúnen varios dirigentes para tratar el asunto del UVA. Se tratan, entre otros, de José María Aznar y el por entonces ministro Álvarez Cascos. Como es costumbre, Ibáñez retrata a los poderosos como seres opulentos que, entre puros y bebidas, marcan los designios del UVA guiados no por el afán de encontrar la opción más conveniente, sino por sus intereses personales. Ignoramos por qué en la segunda viñeta de la página 37, que ilustra la escena antes mencionada, el parlamento de uno de los personajes está escrito con otro tipo de letra, diferente de la habitual y de una forma bastante chapucera. 

                La caricatura que Ibáñez hace de Aznar, por más que él se empeñe en decir que no hay nada personal, es demoledora.  Aparece retratado como un gobernante déspota, ególatra, más pendiente de las elecciones que de hacer bien su trabajo, desdeñoso con el pueblo (se refiere a Mortadelo como “un gilipo…”), incapaz de asumir sus errores (le echa la culpa a Zapatero), y sumamente autoritario. De hecho, la represión policial de la época Aznar es reflejada por el dibujante mediante un robusto policía que aporrea a cualquiera que no esté de acuerdo con el por entonces presidente del gobierno, incluyendo al único político que muestra reservas con respecto a las obras del UVA. Al igual que en el álbum La vuelta (1999), Ibáñez se permite hasta la gozada (seguro que lo disfrutó) de cortarle un dedo a Aznar.


                El clímax del álbum llega cuando Mortadelo y Filemón vuelven a poner en marcha el tren, que se llega a salir de la vía. Este frenético tramo final tiene como punto destacado los simpáticos efectos colaterales que el desvío del tren va produciendo entre los personajes secundarios. Algunas viñetas, como la tercera de la página 42 son un ejemplo, además del dinamismo del lápiz de Ibáñez, de su habilidad para dibujar vehículos.  Finalmente, el tren acaba atropellando a Aznar y a todos sus ministros, en una viñeta de  notable contenido anárquico y provocador. La postura de Ibáñez queda bien clara cuando, excepcionalmente, el Súper, en la última viñeta, no sabe si castigar a sus agentes o darles un premio. 

                Desde el punto de vista gráfico, el álbum muestra las características propias del periodo en que fue realizado, con lápices de Ibáñez y acabado y tinta de Juan Manuel Muñoz. Destaca el dinamismo que impregna toda la historia, así como algunas viñetas (ya reseñadas) particularmente difíciles de dibujar. En cuanto a los diálogos, aparte de algún fallo puntual, como es el uso del plural del verbo haber cuando este funciona como auxiliar (viñetas 8 y 9 de la página 26), destaca cierto gusto por lo soez, con expresiones eufemísticas como “mierdica”, “cagüentó” o el verbo “descohonarse”. 

                El punto fuerte del álbum es el tramo final, por su gran crítica política, amén del canto a la chapuza ibérica. Sin embargo, en conjunto, no acaba de funcionar.  Mortadelo y Filemón, como ya ocurrió en Parque de atracciones (2003) no son los que desencadenan los desastres, sino que es la incompetencia de los demás la que los lleva a aparecer como meros testigos de los mismos, lo cual merma el efecto cómico. Se puede decir que este es el principal lastre de un álbum átono (a pesar de sus virtudes, fundamentalmente gráficas) que, sin duda, no se cuenta entre los mejores de la serie.

11 comentarios:

Mortadelías dijo...

Aún no esté entre los mejores, al igual que parque de atraciones y muchos otros, me han hecho pasar buenos ratos.
Grandes entradas como siempre, querido Chespiro.

Chespiro dijo...

Gracias por tu comentario, Mortadelías.

Raw dijo...

Tienes razón en el desafortunado rotulado del personaje de la derecha, nunca entendí porqué se hizo tan mal...

Cascos dice una frase muy aplicable a la política de todos los colores, algo así como "aquí se retrasa todo y lo que no es porque no empieza".

A mi parecer fue una aventura diferente porque los destrozos no los causan nuestros agentes, pero es irregular porque hay demasiada política y se podría haber aprovechado mejor.

Chespiro dijo...

Sin embargo, a mí la parte política es la que más me gustó.
El principio del álbum me gusta mucho menos.

Anónimo dijo...

El bocadillo mal rotulado está escrito por Ibáñez (es su letra).
Supongo que al rotulista de turno se le pasó por alto modificarlo.

Kalitos

Chespiro dijo...

¿Crees que es de Ibáñez? no creo que el propio dibujante hiciera algo tan poco profesional.

Anónimo dijo...

Hombre, está escrito chapuceramente porque ibáñez daría por hecho que el rotulista iba a cambiar el texto, pero -por lo visto- se le pasó. Es como cuando en algún cómic aparece por error un bocadillo en blanco.

Kalitos

Chespiro dijo...

Pues no sé, Kalitos. Tendré en cuenta tu aportación.

Anónimo dijo...

Tú, más que nadie, deberías conocer la letra del Maestro... ¡Con la cantidad de dedicatorias que tienes!

Kalitos

Branya dijo...

Holas.

Me lo acabo de comprar, y la última vez que tuve uno de estos, debió ser en el año 85.



El "TBO" me ha parecido flojito, pero para mi el nivel está puesto en "Valor y al toro", y supongo que hay pocos que lo igualen.


Tiene las típicas gracias en las que Mortadelo y sobre todo Filemón sufren algún siniestro accidente, pero creo que son siempre más graciosas las referencias históricas y en este caso las referencias tecnológicas caricaturizadas.
Los que sean fans de TBBT (Sheldon Cooper) saben que los golpes nunca serán tan graciosos como las referencias a la física avanzada o a la tecnología o a la informática.


Me resulta extraño que el autor use un lenguaje tan "malsonante" en algunas viñetas, da la impresión de que es a los niños a quienes menos va dirigido, aunque a mi no me resulta molesto, pero tampoco creo que sea más gracioso por ello.


Entré en Google para informarme, porque en "los créditos" del final pone -1ª edición: 2012- y teniendo en cuenta el tema que trata, pues no me cuadraba mucho. Así llegué a este blog.
Deciros que, a los que tengáis la edición con las letras escritas de forma chapucera, que la edición que yo tengo ya tiene las letras escritas bien. Cabe la posibilidad de que Ibañez quisiera representar de esa forma el tono de voz de los interlocutores.
Cabe la posibilidad de que los ejemplares con esa característica se revaloricen con el tiempo como los discos con algún error en la portada y de los que hay pocos ejemplares :) .



Solo me queda decir que en los créditos dice que está prohibida la reproducción, pero si no nos saltáramos esas prohibiciones, no serían tan interesantes los blogs como este. Además, yo presto mi ejemplar a quien me de la gana, y si todo lo que sea ir en contra de la SGAE es bueno >:-) .


Un gran saludo.

Francisco dijo...

Genial!! Me ha gustado mucho su visión. Gracias por este Blog.