domingo, 8 de mayo de 2011

MORTADELO, GUARDIA CIVIL

Sin duda, uno de los rasgos que más ha caracterizado a Ibáñez y que ha ayudado a cimentar su popularidad es su don de gentes, su capacidad para conectar con todo tipo de lectores.





Cuando uno habla con Ibáñez, resulta imposible no impregnarse de su simpatía, de su devoción por su profesión (diga lo que diga él) y de su cordialidad.





Es por ello que, a lo largo de los años, ha sido frecuente encontrar dedicatorias varias de Ibáñez, dirigidas a sus compañeros de profesión, a particulares o a determinadas organizaciones y colectivos.



Hoy presentamos una rara ilustración que nuestro autor dedicó al Cuerpo de Guardias Civiles.















Se trata, pues, de otra prueba de la amabilidad y dedicación de un autor que, a pesar de trabajar 48 horas diarias, sigue sacando tiempo para complacer a sus fans, que como ven , están en todas partes, incluso entre nuestras fuerzas de seguridad.







Esperamos que haya sido de su agrado y nos despedimos esta semana no sin antes agradecer a nuestro amigo Luis por la simpática ilustración.

5 comentarios:

Juan A. Ros dijo...

Excelente ilustración de un aún más excelente historietista. Privilegiados aquellos que han conseguido un original del maestro y, encima, dedicado.
Enhorabuena por tu blog.

Para quiénes estén interesados, pueden visitar mi blog, en el cual, voy a ir subiendo todos aquellos dibujos que voy realizando en mis ratos libres. Espero que os gusten.
http://elblogdejuanantonioros.blogspot.com/

Brugueriano dijo...

Que hay de esa entrevista con Mike Ratera?

Va a ser posible entrevistarle?

No se deja? Jeje...

Saludos y muchas gracias por este gran, excelente, magnifico blog.

Chespiro dijo...

Gracias a ambos por vuestras palabras. Intentaremos abordar al señor Ratera, Brugueriano.
Echaremos también un vistazo a ese blog, Juan Antonio.

Raúl dijo...

Simpática viñeta, no la había visto nunca y así al primer golpe de vista ya estaba intentando cuadrarla en alguna historieta jejeje.

Chespiro dijo...

Jeje, pues no, fue un detalle en exclusiva para ese cuerpo.