domingo, 27 de marzo de 2011

PERIPLO BRUGUERIANO POR BARCELONA I

A falta de un par de semanas para mi próximo viaje a la Ciudad Condal, aprovecho para publicar una breve crónica de mi última estancia en Barcelona, en la que hice un singular peregrinaje brugueriano por algunos de los lugares relacionados con la historia de nuestra añorada editorial.



Hoy les presento un documento gráfico de mi visita a Camps I Fabrés, calle (o carrer) donde se ubicaba una de las sedes de Bruguera. Para que el peregrinaje fuera completo, hice el recorrido andando y, por fin, llegué a la pequeña Rue (no, no del Percebe) donde se hallaba la editorial.






Lo cierto es que esperaba otro tipo de vía, y no la humilde y estrecha calle, algo abandonada en su cuidado, con la que me di de bruces. Estaban haciendo obras, lo cual no contribuía precisamente a crear el halo de misticismo que anhelaría cualquiera que se acercara allí como el explorador que, después de muchas aventuras, arriba a un recinto sagrado: suciedad, contenedores, ladrillos, polvo... Daños colaterales de las reformas.



No obstante, resulta imposible acercarse allí sin pensar que en otro tiempo transitaron por allí mitos de nuestra historia personal y colectiva como Ibáñez, Escobar, Raf, Vázquez...



No pude averiguar a qué está destinado hoy en día el edificio de la antigua Bruguera. Solo sé que me pareció más gris de lo que esperaba (tal vez nunca fue de otro color) y que los grafitos que adornaban algunas de las puertas del edificio se me antojaron poco menos que un sacrilegio de la ignorancia.




En busca de algún testimonio vivo o de anécdotas varias relativas al transitar de nuestros dibujantes, interrogué a los mayores del lugar, a vecinos de las calles aledañas. Aunque poco concluyentes, varias personas mayores recordaban, efectivamente, que ahí estuvo Bruguera y destacaron la cantidad de revistas que llegaban a sacar semanalmente en aquella época.


Terminada mi visita, me dirigí a Hospitalet, donde quise conocer el Bar Serra, lugar de reunión de los dibujantes bruguerianos donde, viernes a viernes, se recordaban las anécdotas de la editorial y sus autores.


Encontré sin dificultad el lugar, algo más moderno de lo que imaginaba, adornado, como me habían dicho, con caricaturas de los dibujantes. Ávido de información, pregunté a un camarero:


- Oiga, ¿es aquí donde se solían reunir los dibujantes de la antigua editorial Bruguera? ¿Podría contarme algo al respecto-inquirí.


- Sí, aquí es, pero tendrías que hablar con el dueño. Mira, precisamente aquí llega uno de ellos...


Me costó reconocerlo, pero al instante supe quién era la persona que, como en un mal guion, atravesaba como por arte de magia la puerta del local...


Continuará...


11 comentarios:

El Viejo dijo...

Esperaremos impacientes la continuación. Edificio histórico para los amantes del noveno arte. Saludos.

Chespiro dijo...

La próxima semana, por este mismo canal.

EL CUBO AMALGAMICO dijo...

¡Que mamoncete! Lo has cortado en lo mejor!!!! :)

Chespiro dijo...

En un par de días, el desenlace (parece uno Antena 3, ¿eh?)

ElRinconDelTaradete dijo...

Me parece que esto tendria que esperar con lo que esta ocurriendo con ediciones B...

Chespiro dijo...

¿A qué te refieres con "esto", Taradete?

ElRinconDelTaradete dijo...

Por esto:
http://www.elforo.de/latiacomforo/viewtopic.php?t=4062&postdays=0&postorder=asc&start=0

Chespiro dijo...

Conozco la situación, amigo Taradete, mas no veo relación entre este tema y lo que dices.

ElRinconDelTaradete dijo...

Es que pensaba que ibas a hacer un post con tu opinion o algo asi. En breve me leo totalmente la entrevista de más arriba, por encima tiene muy buena pinta.

omen666 dijo...

Genial entrada, chespirot. Dejame responderte a una de tus dudas no resueltas: El edificio es en la actualidad la sede del centro civico coll-vallcarca y una de sus prioridades es la de la recuperación de la memoria de la editorial bruguera. Como tal han realizado varias exposiciones a la que han asistido extrabajadores y familiares directos (y de segunda generacion) de la editorial. Como anecdota decirte que una de las veces que fui estaban alli los hijos de Vazquez y el propio Santiago Segura documentandose para hacer su personaje de Vazquez en la pelicula.

Chespiro dijo...

Gracias por la información.
Encuentros de lujo, en el viejo edificio, por lo que veo, jeje.
Saludos.