domingo, 28 de diciembre de 2008

FULCIO BATRACIO



En esta época tan bíblica, de belenes, pastorcillos, centuriones y emperadores romanos, presentamos hoy una figurita que tal vez falte en su colección: se trata de Fulcio Batracio "El César", personaje poco conocido de Francisco Ibáñez.

Nuestro escaso conocimiento sobre el mismo puede deberse a que la serie apenas duró un número, o bien a que se encuadra dentro de su época pre-Bruguera. Concretamente, fue publicado en La Risa, número 121, allá por el año 1956, con un Ibáñez que oscilaría entre los 19 y 20 años.

A través de las viñetas seleccionadas, pueden deducir fácilmente el argumento de esta historieta, basada en la confusión lingüística clásica, que tanto explotará nuestro autor cuando llegue a Bruguera y que tanto habían usado ya hasta la fecha los autores de la mítica editorial. Del mismo modo, los choques entre la jerarquía y los subordinados, que tanto marcarán la trayectoria de nuestro dibujante, ya están presentes en esta serie primitiva.

Desde el punto de vista gráfico, vemos a un Ibáñez hábil aunque todavía poco suelto en el dibujo y el movimiento de las figuras, que parecen algo encorsetadas. Será el influjo decisivo de Vázquez (ya presente, no obstante), el que dé agilidad al estilo definitivo de nuestro autor.

No obstante, constatamos ya algunos rasgos interesantes, como la expresividad de los personajes (que no hará sino aumentar con los años), el uso de tramas (que crean la ilusión de texturas o incluso los albores del cielo), y unos decorados ligeramente más suntuosos que los que veremos en sus realizaciones inmediatamente posteriores (esculturas, cortinas decoradas, vasijas, escudos, etc.). Sin duda, este detallismo se debe tanto a la ilusión emergente del autor como al mayor tiempo de realización para cada página, tiempo del que no dispondrá en los años siguientes.


Como nota interesante, nótese también el uso de las metáforas visuales, claro precedente de los disfraces de Mortadelo, utilizadas inteligentemente, esto es, dotadas de sentido. Así, los aduladores que rodean a Fulcio Batracio aparecen transformados en gusanos, dejando bien clara la diferencia entre ellos y el César que tanto los desprecia.




Definitivamente, una historieta interesante que, por desgracia, no tuvo continuidad, pero que nos permite vislumbrar la semilla del Ibáñez venidero.

7 comentarios:

Víctor1988 dijo...

Pues sí debe ser poco conocida. No la había oído nunca... y si aparece en el libro de Migsoto, debe ser de pasada... o que yo no me fijé lo suficiente.

ElRinconDelTaradete dijo...

Yo tampoco la conocia, pero claro con solo una aventurilla dificil es!!!

Migsoto dijo...

Bravo por el hallazgo, Chespiro. Ese es un personaje que no aparece reseñado ni en Atlas de Cuadrado. Yo la he conocido hace muy poco, con la edición del libro El tebeo español y sus autores/ II, en el que Diego Cara recoge varias entrevistas a varios autores españoles y completa con muchas imágenes curiosas.
Creo que La Risa es una buena fuente para seguir sacando páginas desconocidas del maestro Ibáñez, seguro que en un futuro cercano encontraremos más personajes dignos de reseña.

Chespiro dijo...

Gracias por los comentarios.
Y sí, muy interesante el libro de Diego Cara, q proporciona datos muy variados.
Cuando uno cree q lo sabe todo sobre Mortadelo...surgen estas cosas.

Bigotito dijo...

Lo mas desconocido de Ibañez a la luz.....XD , bueno , a mi los personajes de epocas pasadas me encantan , pudo haber tenido suerte. Saludos.

Mortadelón dijo...

Ibáñez pre-bruguera fue una máquina de crear personajes, de todo tipo y condición.
Muy interesante Fulcio Batracio y la reseña.
¡Un saludo y feliz año!

Chespiro dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.
Verdaderamente, una pena que se trate de una obra difícilmente reeditable hoy día.
Feliz año a todos vosotros también.