jueves, 12 de julio de 2007

LAS SIETE (Y ALGUNAS MÁS) MARAVILLAS DE IBÁÑEZ

Como ustedes habrán oído comentar, recientemente se han elegido en Lisboa las Siete Nuevas Maravillas del Mundo, tras una votación popular. Dejando al margen si las seleccionadas merecen realmente ostentar tal título, hemos querido hacer aquí un breve recorrido por algunas de las candidatas a través de las andanzas de Mortadelo y Filemón que, sin ser Tintín, y sin la mitificación de los itinerarios del héroe belga, han pateado el mundo entero en aventuras inolvidables. Repasemos, de su mano, algunas de sus visitas a estos lugares únicos.

LAS CANDIDATAS

La primera referencia obligada fue una de las candidatas más polémicas: La Estatua de la Libertad. No, no nos referimos a la Libertad Boñíguez, alcaldesa de Valdeburras del Melonar (cuya estatua también has sido visitada por nuestros agentes), sino a esa otra que hay en Nueva York ,a la que cualquier personaje del Universo Ibáñez puede ir a parar siempre que el autor desee hiperbolizar la distancia recorrida tras un golpe sobrehumano La familiaridad de Mortadelo y Filemón con este monumento es tal que incluso han llegado a jugar al fútbol sobre su corona, como ustedes recordarán (MUNDIAL 94-1993). Es tal la devoción de Ibáñez por la Estatua de la Libertad que llegó a dedicarle un álbum homónimo en 1983, como conmemoración de su centenario. Su origen queda explicado en un prólogo memorable de la que sería una de las aventuras más divertidas de los 80.

Igualmente recurrente ha sido en la obra de Ibáñez la Torre Eiffel, tanto que resulta difícil reseñar todas sus referencias a la misma. Destacamos, por derecho propio, su carácter de culminación del surrealista paseo por París en Mundial 98 (1997) y el “incidente” que los agentes de la TIA tuvieron con ella al llegar a la capital gala en El ordenador…¡Qué horror! (2001). Por su espectacularidad, aunque con menor trascendencia, se recomienda visitar la primera viñeta de la página 20 de El carné al punto (2005).


Fugaz, pero decisiva fue la aparición del la Ópera de Sydney, pues ayudó a que Filemón se ubicara en dicha ciudad en su aventura olímpica de turno (Sydney 2000- 1999).

Las estatuas de la Isla de Pascua han sido otro lugar recurrente para las fugas y camuflajes de nuestros personajes, así como un destino frecuente tras las muchas explosiones de las que son víctimas. En el ejemplo se puede ver a Filemón tratando de encontrar a su ayudante tras un nuevo intento fallido de captura del malhechor que da título al breve serial Contra Julius “El Cernícalo”.

Volvemos al tema olímpico recordando la ajetreada incursión en Atenas 2004 (firmada el mismo año). Tan ajetreada fue que nuestros agentes apenas tuvieron tiempo de ver otra de las candidatas: la Acrópolis, que, según nos consta, únicamente pudieron apreciar en diapositivas.

También pasaron de largo ante el mismísimo Kremlin en Moscú 80 (1980), pues en ese momento nuestros héroes estaban más preocupados por huir de la KGB, después de un aterrizaje forzoso. Aunque no pudimos verlo, sabemos por la radio que Mortadelo y Filemón volvieron al Kremlin para estrellarse contra él a bordo de uno de los autos que ideó el profesor Bacterio en El cochecito leré (1985), como podrán ver todos aquellos aficionados que consulten la cuarta viñeta de la página 19 de dicho álbum.
LAS ELEGIDAS

Mayor suerte que las ya citadas tuvieron otros lugares que sí han pasado a formar parte de las Nuevas Siete Maravillas del mundo, algunas de las cuales también han sido visitadas por Mortadelo y Filemón. Hay que empezar hablando, sin duda, de La Gran Muralla China, uno de los más recurrentes lugares para Ibáñez. Así, lo hemos visto desfilar en aventuras como Animalada, El jurado popular, Atlanta 96, Mascotas, etc. También en historietas cortas como La chiclemicina. Tal querencia no es caprichosa, pues ya vimos en El árbol genealógico (historieta corta de 1982) que fue un antepasado de Mortadelo quien se encargó de la construcción de la misma a lo largo de 17 kilómetros. Dicho esto, no es de extrañar que fuera un lugar de parada obligatoria en 20000 leguas de viaje sibilino (1994), antes de llegar a Lugo.







Más reseñable es la visita que le hicieron nuestros amigos allá en el año 71, cuando tuvieron que buscar una llave en el kilómetro 4700. ¿Recuerdan? Esto fue en La caja de los diez cerrojos, donde aprendimos que no había que preguntar por la ubicación de la Muralla al encargado de sacarle brillo todos los sábados.


Aunque no tenemos, de momento, ninguna viñeta de nuestros agentes en el Machu Picchu, al que también han ido a parar en más de una ocasión de una patada o explosión, sabemos de su estancia en el mismo por las palabras de Mortadelo a su jefe en Parque de atracciones (2003).

Tampoco conservamos constancia de su paso por el Taj Mahal. Sí, sí, aquel hostalucho que Mortadelo comparó con la Pensión “El Calvario” ante su jefe en Su vida privada (1998: viñeta ocho de la página 17). Sin embargo, según se nos muestra en El 35 Aniversario, fue uno de los edificios que Ediciones B fue adquiriendo ante el auge de ventas de las aventuras de nuestros personajes. Las menciones a este lugar se han prodigado bastante en otras obras de Ibáñez: El racista, Parque de atracciones, Okupas

Más curiosa fue la incursión de los agentes de la TIA en la pirámide de Chinchen Itza (México), a la que fueron enviados por cortesía de Casanyes en una historieta corta de principios de los 80, con un planteamiento curioso, aunque no resuelto del todo con eficacia. En ella se ve el gusto de este autor por lo colosal, algo que se reafirmará con nuevos ejemplos.



LAS DE SIEMPRE

Por último, queremos recordar que también algunas de las Maravillas del Mundo Antiguo han recibido la visita de nuestros héroes. Tal es el caso de la única que queda en pie, las pirámides de Egipto, que nuestros personajes han frecuentado en aventuras como A las armas, Los superpoderes, Deportes de espanto, El carné al punto y un largo etcétera.

A modo de colofón, recordaremos que también Mortadelo y Filemón rescataron, de la mano (nuevamente) de Casanyes una de las Maravillas perdidas: El coloso de Rodas, en la aventura corta de principios de los 80 ¡A por el coloso!

Se puede observar, por tanto, que sin tantos aspavientos como hacen los aficionados de otros cómics, también los amantes de Mortadelo y Filemón hemos podido viajar de la pluma de Ibáñez y sus colaboradores a los más recónditos lugares del mundo. Nosotros, de momento, proponemos una nueva candidata a formar parte del distinguido conjunto. Se trata de una insolente estatua que se mofa de una de las más reconocibles por todos los lectores. Seguro que la viñeta les suena, pues ha sido amplia y tristemente glosada. Quede nuestra candidatura como homenaje al gran Ibáñez:


11 comentarios:

Mortadelón dijo...

¡Excelente entrada, amigo Chespiro!

Gordito Relleno dijo...

Totalmente de acuerdo con Mortadelón. Y además añado aquí que este blog, el del propio Mortadelón, los de Migsoto y el de los Burgomaestres están alcanzando unas cotas de calidad absolutamente desbordantes. ¡Que no decaiga!

Chespiro dijo...

Generosos os veo, amigos. Espero que hayáis disfrutado con el viaje.

ELRINCONDELTARADETE dijo...

Ya se sabe como Mortadelo y Filemon son de aqui pues no se le da importancia.¡Ay! si Ibañez fuere Frances.. Y la que se ha liado con la tonteria de si Tintin era racista en el Congo...Manda, manda...

Chespiro dijo...

Con Mortadelo y Filemón casi que no habría polémica: Sí, son racistas y poseen todos los defectos que un ser humano pueda imaginar.

Salo dijo...

Una entrada muy buena, como todas. Un buen repaso por todas esas maravillas.

Enlazando con Mortadelón, la sede de Ediciones B es clavada a la de El Jueves en el correspondiente póster. Será que Ibañez dibuja todas las editoriales grandes de esa manera.

Chespiro dijo...

Ah, pues no conozco el poster al que te refieres, Salo. ¿De qué se trata?

Chespiro dijo...

¡Ya sé a qué te refieres, Salo!
Acabo de encontrar la ilustración en el blog del amigo Mortadelón:
http://mortadelon.blogspot.com/

Kaximpo dijo...

Si tuviéramos que votar, lo haría por la Gran Muralla China por el provecho que siempre le ha sacado Ibáñez. ¿No es ahí también donde acaban los terroristas del Mundial 78?

Chespiro dijo...

Buen apunte, Kaximpo. No lo recordaba. Aunque si contamos las constantes apariciones de La Estatua de la Libertad, veremos que tampoco es manca,eh?

Chespiro dijo...

Buen apunte, Kaximpo. No lo recordaba. Aunque si contamos las constantes apariciones de La Estatua de la Libertad, veremos que tampoco es manca,eh?